martes, 27 de octubre de 2009

¿Qué vale la vida de un niño?



Hoy me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre un grave problema que está sucediendo, bajo mi punto de vista, en nuestro sistema educativo actual.

No voy a entrar en consideraciones sobre el nivel educativo, ni tampoco sobre la idoneidad o no del mismo, ya que no soy, ni mucho menos, la persona adecuada. Me voy a centrar simplemente en un problema que llevo demasiado tiempo observando en los centros educativos de cualquier nivel y que entraña un riesgo para nuestros hijos.

A lo largo de mi dilatada carrera en esto de los APAS y Consejos Escolares, he podido comprobar como los Centros Educativos no sabían como actuar a la hora de un problema médico de cualquier alumno, encontrándose en muchos casos con las manos atadas a la hora de la toma de decisiones. En algunos casos los docentes no se atrevían a llevar a un alumno a un Centro Sanitario, en otros casos se les llevaba, encontrándose las criticas paternas como respuesta por haber sacado a sus hijos de Centro sin permiso y en otros muchos la desidia ante el desconocimiento de la problemática sufrida por el niño, hacía que las consecuencias fueran mucho mayores.

Hoy mismo he podido comprobar una vez más, como tras el desmayo de una niña de 10 años, con pérdidad de conocimiento, el Centro se encontraba sumido en un absurdo caos, provocado a mi entender por una falta clara de protocolos de actuación ante estos casos, añadido a la falta de técnicos sanitarios que pudieran hacer un primer diagnostico. La niña en cuestión tuvo que ser atendida por alguno de los padres que allí nos encontrábamos y no pudo ser trasladada al hospital hasta casi media hora después que llegó la ambulancia.

Ni mucho menos voy a permitirme criticar la actitud o aptitud de unos u otros,pero si por supuesto me voy a permitir criticar la falta de coordinación por parte de la Administración entre Educación y Sanidad.

En momentos como el actual en el que se crean protocolos urgentes de actuación ante la gripe A, aislando a profesor y alumno en locales aislados, ante un mínimo síntoma de esta enfermedad y creando una alarma social, comparable a la de la lepra en su día,nos encontramos con un verdadero peligro para nuestros hijos como es la inexistente asistencia sanitaria en cualquier colegio y la falta de dotación y medios ante cualquier eventualidad o emergencia.

Como padre propondría sin ninguna duda que en todos los Cnetros Educativos existiera y fuera de norma obligada personal con conocimientos de atención primaria y a su vez un mínimo equipode atención sanitaria urgente.

Alguno se echará las manos a la cabeza ante tal propuesta por su elevado coste económico, auqnue si ponemos en la balanza la vida de un niño, para mi desde luego tiene mucho más valor.

Desde luego debería ser una Ley que entrañase un apoyo por parte de la administración a los Centros, pero que obligase a los mismos a cumplir con las directrices y protocolos marcados en la misma,lo que contribuiría también (viendo su lado positivo) a la creación de empleo.

Quizá mi propuesta peda parecer absurda e insostenible económicamente, pero...¿porqué no intentarlo?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece una magnifica propuesta...Soy madre, y estaria mucho mas tranquila si supiera que en el colegio de mi hija hay alguien que pudiera atenderle en un momento dado, con conocimientos de primeros auxilios.
Por supuesto que algo asi tendria su coste economico, pero como bien dices, la vida de un niño bien lo valdria.
Gracias por tan estupendas y bien escritas reflexiones.
Idoya.

MIGUEL ANGEL LEZCANO dijo...

Muchas gracias Idoya, son pequeñas reflexiones de alguien que espera que algún día el mundo cambie un poquito y que alguna de las fuerzas sociales deje de mirarse tanto el ombligo y cumpla sus obligaciones