domingo, 7 de junio de 2009

MOVIMIENTO CAÓTICO




Sensibilidad a las condiciones iniciales significa que dos puntos en tal sistema pueden moverse en trayectorias muy diferentes en su espacio de fase incluso si la diferencia en sus configuraciones iniciales son muy pequeñas. El sistema se comportaría de manera idéntica sólo si sus configuraciones iniciales fueran exactamente las mismas. Un ejemplo de tal sensibilidad es el así llamado "EFECTO MARIPOSA", en donde el aleteo de las alas de una mariposa puede crear delicados cambios en la atmósfera, los cuales durante el curso del tiempo podrían modificarse hasta hacer que ocurra algo tan dramático como un tornado. La mariposa aleteando sus alas representa un pequeño cambio en las condiciones iniciales del sistema, el cual causa una cadena de eventos que lleva a fenómenos a gran escala como tornados. Si la mariposa no hubiera agitado sus alas, la trayectoria del sistema hubiera podido ser muy distinta.



La idea de la que parte la Teoría del Caos es simple: en determinados sistemas naturales, pequeños cambios en las condiciones iniciales conducen a enormes discrepancias en los resultados. Este principio suele llamarse efecto mariposa debido a que, en meteorología, la naturaleza no lineal de la atmósfera ha hecho afirmar que es posible que el aleteo de una mariposa en determinado lugar y momento, pueda ser la causa de un terrible huracán varios meses más tarde en la otra punta del globo.



Un ejemplo claro sobre el efecto mariposa es soltar una pelota justo sobre la arista del tejado de una casa varias veces; pequeñas desviaciones en la posición inicial pueden hacer que la pelota caiga por uno de los lados del tejado o por el otro, conduciendo a trayectorias de caída y posiciones de reposo final completamente diferentes. Cambios minúsculos que conducen a resultados totalmente divergentes.



Esta clara definición, del efecto mariposa, a través de la teoría del caos, podemos verla comúnmente en política, sindicalismo y asociacionismo.



Normalmente la prepotencia de algunos líderes y la supremacía con la que experimentan su liderazgo, les hacen olvidar el “efecto mariposa”, provocando grandes huracanes, por culpa de obviar e intentar cazar, e insertar en su colección particular a estos bellos lepidópteros.



No es preciso recordar que estos animales, libres por naturaleza, sufren grandes procesos de transformación y cuyos inicios (al igual que el conocido cuento del patito feo), puede hacer que estos seres sean presentados como grotescos y en algunos casos desagradables. Si bien y una vez se libran del “capullo” y son libres por fin, se convierten en esbeltas y fuertes mariposas, siendo admiradas prácticamente por todos. Por ello y en un momento de su desarrollo, la oruga se protege en un lugar resguardado y allí se transforma en crisálida En este estado no se alimenta, y sufre grandes cambios metabólicos y morfológicos, haciendo que la mariposa adulta salga rompiendo el esqueleto externo de la crisálida.



Así mismo, otro de los animales que mitológicamente ha sufrido grandes trasformaciones, era el ave fénix, siendo en su caso asociado a mitos como la resurrección.



Esta sagrada ave viajaba a Egipto cada quinientos años, y aparecía en la ciudad de Heliópolis, llevando sobre sus hombros el cadáver de su padre, a donde este iba a morir, para depositarlo en la puerta del templo del Sol.



Según la leyenda cristianizada, el ave Fénix vivía en el Jardín del Paraiso, y anidaba en un rosal. Cuando Adán y Eva fueron expulsados, de la espada del ángel que los desterró surgió una chispa que prendió el nido del Fénix, haciendo que ardieran éste y su inquilino. Por ser la única bestia que se había negado a probar la fruta del paraíso, se le concedieron varios dones, siendo el más destacado la inmortalidad a través de la capacidad de renacer de sus cenizas.



Para San Ambrosio, el ave Fénix muere consumida por el Sol, convertida en cenizas de las que renace, después de arder su cuerpo, como un pequeño animal sin miembros, un gusano muy blanco que crece y se aloja dentro de un huevo redondo, como si fuera una oruga que se vuelve mariposa, hasta que dejando de ser implume se transforma en un águila celeste que surca el firmamento estrellado. He aquí la importante relación entre ambos animal. Lepidópteros y seres míticos, sin embargo seres tan distintos curiosamente pueden producir los mismos efectos devastadores. “Su aleteo y despertar después de su sueño metamorfósico.



Por ello si miro a lo largo de la historia del asociacionismo, la política o el sindicalismo, podría claramente hacer una comparativa entre algunos personajes que han pasado por diferentes procesos similares y me gustaría acabar mi alegato, con una nueva denominación “la teoría del movimiento caótico asociativo” ó “el despertar de la mariposa”.

1 comentario:

PRADIER Rodrigo Ariel dijo...

El movimiento caótico

Violento, imprevisible, que interrumpe el flujo que de otro modo sería constante y laminar. Una buena representación visual de la turbulencia es el humo del cigarrillo. Empieza a salir de manera previsible laminar, fluida y recta, y pronto se vuelve turbulento, caótico e imprevisible. La explicación teórica del porqué de ese comportamiento es uno de los grandes misterios de los físicos teóricos no han podido resolver.

http://psicologia-terapias.blogspot.com.ar/2013/06/el-movimiento-caotico.html#.U9l8oON5M8o