miércoles, 16 de febrero de 2011

'...Y la verdad os hará libres' (Juan 8:32)'

'...Y la verdad os hará libres' rezan las paredes de la sede CIA en Langley, Virginia, pero la agencia elevó el embuste a la categoría de ideario 'filosófico', acuñó la doctrina de 'la mentira necesaria', puso los dólares y aportó la retórica sobre 'libertad' y 'cultura'.


La CIA alegaba que la Unión Soviética perseguía a sus artistas e intelectuales disidentes, justo cuando en EEUU ocurría exactamente lo mismo, bajo el imperio de la delación y la caza de brujas, describió Saunders. El pasado que abordó la escritora es prácticamente igual al pasado reciente en España, e incluso al presente actual, sólo que ahora 'el comunismo' tiene como sustituto al 'terrorismo'. Los discursos sobre la superioridad de uno y otro sistema social y político fueron edificados por la propaganda, los medios, 'la cultura' y ...los servicios de espionaje, afirmó la autora. En la España actual algunos discursos políticos tienen una gran mezcla de todos estos referentes.

En la antigüedad, los poetas imitativos eran, por ello, hombres carentes de seriedad, que se entretuvieron en un juego ocioso e inútil. Sus obras pueden encantar momentáneamente; pero su encanto no es más duradero que el de esos rostros hermosos simplemente por la juventud, que dejan de atraer las radas cuando la juventud los abandona. Curiosa similitud podría definir la poesía con que nos deleita desde su escaño del Congreso de los Diputados, nuestro Vicepresidente y Ministro del Interior Rubalcaba, cada vez que con su elocuencia viperina, enarbola la bandera de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, para vanagloriarse de los grandes éxitos y logros conseguidos en la lucha antiterrorista, como si de un policía de calle se tratara, mientras abandona una y mil veces en la más soberbia actitud, a la casi paupérrima miseria. Mientras sigue privando de sus derechos a guardias civiles demócratas. Mientras permite supuestamente y oculta chivatazos como el del “caso faisán”.

Bajo su mandato se represalió, torturó, expulsó, se llevó a psiquiátricos a guardia civiles en perfecto estado de salud, se vulneraron todos los derechos fundamentales y humanos y durante su mandato actual, se sigue represaliando a los guardias civiles demócratas. Habla de haber sido perseguido en la época de la dictadura por ser demócrata y sin embargo aplica las mismas fórmulas o peores, mientras sigue sin resarcir y reincorporar a los guardias civiles expulsados por defender la Constitución durante una de sus épocas negras.

El arte de este tipo de poeta, virtuoso de la palabras es el arte de charlatanes, semejante al de quienes se complacen en el simple juego de palabras y también al de los taumaturgos que ofrecen un juego de ilusiones que ni ellos mismos creen. La poesía imitativa es el arte de la mentira y, por ello, instrumento de corrupción.

Todo charlatán debe tener alguna habilidad especial; la más común es el don de la palabra, mediante la que logra embaucar a su audiencia, por lo general inculta en la temática que el charlatán postula. Otra de las habilidades más comunes es la prestidigitación (movimiento rápido de las manos), mediante la cual hacían los cambios oportunos de productos que entregaban, recibían o devolvían. A menudo los poseedores de la primera habilidad mencionada se asociaban con los de ésta, para mejor llevar a cabo sus estafas. Bajo mi punto de vista el señor Rubalcaba posee ambas virtudes respecto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por lo que basándome en la definición de la palabras me atrevería a decirle “Señor Rubalcaba es usted un gran charlatán”.

Aunque como he iniciado mi humilde y árido discurso, “la verdad nos hará libres”, mientras la mentira tiene las patas muy cortas y que yo sepa ¿usted no es muy alto, verdad?.

2 comentarios:

JOSMAN dijo...

MI QUERIDO LEZCANO, ¡QUÉ GRANDE ERES!
UN FUERTE ABRAZO.
JOSMAN.

MIGUEL ANGEL LEZCANO dijo...

Tí si que erres grande Josman. Un fuerte abrazo amigo